YOUR ADS HERE

See the Advertising Section. Only for companies and events focused on biorefining, bioeconomy and related sectors.

Consulta la Sección de Publicidad. Sólo para empresas y eventos centrados en el biorrefino, la bioeconomía y sectores relacionados.

jueves, 15 de marzo de 2018

Un proyecto de planta de biodisolvente de Circa y Norske Skog recibe apoyo del gobierno australiano



Tipo de entrada: NOTICIA.

Cyrene™ es un disolvente respetuoso con el medio ambiente y producido de manera sostenible que tiene el potencial para reemplazar disolventes de origen fósil actualmente utilizados en las industrias farmacéutica y agroquímica. Circa Group, empresa de investigación en tecnología química con sede en Melbourne, ha desarrollado un proceso para fabricar este biodisolvente a partir de residuos celulósicos. En 2017, el equipo instaló una planta prototipo de 50 toneladas al año (FC5) junto con Norske Skog. Esta firma Noruega, con base de operaciones en Oslo, es uno de los mayores productores mundiales de papel para publicación. En Australasia, posee y opera fábricas en Boyer (Tasmania), Albury (Nueva Gales del Sur) y Kawerau (Nueva Zelanda).

Según una noticia publicada por Print21 (revista de negocios y servicio de noticias on-line para las industrias de la impresión y de las artes gráficas en Australia y Nueva Zelanda), el Gobierno Federal de Australia va a invertir 1,5 M€ en un estudio de viabilidad para la siguiente etapa de escalado que se está diseñando para producir 5.000 toneladas de levoglucosanona y Cyrene a partir de serrín en la fábrica de Boyer en Tasmania. El Gobierno de esta región también ha reservado 1,5 M$ para el proyecto.

El proceso

La tecnología patentada de Circa, Furacell™, utiliza residuos celulósicos (serrín, bagazo, paja…) para producir levoglucosanona, biocarbón y agua. Aunque los procesos de pirólisis de biomasa a menudo producen un amplio rango de productos químicos indeseables, el proceso Furacell™ es altamente selectivo y genera una cantidad mínima de subproductos, reduciendo la necesidad de procesos de separación y la generación de residuos. El carbón producido posee energía más que suficiente para alimentar el proceso.

Figura 1. Proceso de conversion de la celulosa en Cyrene™ (extraído de la página web de Circa)

La levoglucosanona es una molécula plataforma emergente para la producción de biodisolventes, potenciadores de sabor y biopolímeros. Su tranformación en Cyrene™ se puede llevar a cabo en un relativamente sencillo proceso de un paso (hidrogenación). A Circa le ha llevado tiempo escalar el proceso de manera eficiente: la tecnología ha sido probada durante seis años en cuatro plantas piloto. La filosofía de fabricación se ha mantenido a medida que iban incrementando los volúmenes de producción.

El biodisolvente

Cyrene™ es el nombre comercial de Circa para la dihidrolevoglucosanona. Se trata de una cetona cíclica que contiene dos protones alfa en el grupo carbonilo. Ha mostrado poseer unas propiedades similares a las del DMF y otros disolventes polar apróticos (como NMP o DCM). Además de su origen renovable, al Cyrene™, hasta ahora, no se le han asociado efectos perniciosos y podría representar una alternativa de reemplazo directa en muchas de las reacciones fundamentales en las que se utiliza habitualmente el DMF (ya está sometido a presión regulatoria en varios países). Como la posibilidad de acceder a cantidades significativas es bastante reciente, su química todavía está relativamente inexplorada.

En 2017, Cyrene™ fue reconocido como la “bioinnovación química del año” en los premios Bio Based World Innovation en Amsterdam.

No hay comentarios :

Publicar un comentario